robot de la enciclopedia para niños

Tiburón (película) para niños

Enciclopedia para niños

Tiburón (título original: Jaws; en español Fauces o Mandíbulas) es una película estadounidense de terror, suspense y aventuras de 1975, dirigida por Steven Spielberg y basada en la novela homónima de Peter Benchley. En la historia, un enorme tiburón blanco devorador de hombres ataca a los bañistas en las playas de Amity Island, lo cual lleva al jefe de la policía local a emprender la caza del escualo junto a un biólogo marino y un cazatiburones profesional. El actor Roy Scheider interpreta al jefe de policía Martin Brody, Richard Dreyfuss al oceanógrafo Matt Hooper, Robert Shaw al cazatiburones Quint, Murray Hamilton al alcalde de Amity Island y Lorraine Gary a Ellen, esposa de Brody. El guion está acreditado tanto al propio Benchley, que elaboró los borradores iniciales, como al actor y guionista Carl Gottlieb, que lo reescribió durante el rodaje.

La mayor parte de la película se filmó en la isla de Martha's Vineyard (Massachusetts). Fue un rodaje accidentado que sobrepasó el presupuesto inicial y el calendario previsto. Hubo problemas con la réplica mecánica del tiburón y el director Spielberg se vio obligado en muchas de las escenas a sugerir la presencia del escualo en lugar de mostrarlo, apoyado para ello en un tema musical minimalista e inquietante creado por el compositor John Williams que indica las inminentes apariciones del depredador. Muchos, incluso el propio director de la película, han comparado este enfoque sugestivo con el de los clásicos filmes de suspense del director Alfred Hitchcock. Universal Pictures estrenó la película en una cantidad de salas de cine excepcionalmente alta para la época, más de 450 en Norteamérica, y la acompañó de una enorme y efectiva campaña publicitaria con un gran énfasis en anuncios de televisión y mercancía asociada.

Considerada una de las mejores películas de la historia del cine, Tiburón es el prototipo de «taquillazo» cinematográfico veraniego y su estreno se recuerda como un verdadero hito del séptimo arte. Fue la producción con mayor recaudación hasta el estreno de Star Wars en 1977. Recibió numerosos premios a su banda sonora y montaje, y junto a Star Wars, Tiburón fue el punto de partida del sistema de negocio del Hollywood moderno, que gira en torno a películas de acción o aventura basadas en premisas sencillas, que se estrenan en verano rodeadas de grandes campañas publicitarias y en muchas salas de cine para intentar asegurar su éxito entre el público. A Tiburón siguieron tres secuelas, ninguna con participación de Spielberg o Benchley, y numerosos filmes que la imitaban. En 2001, la película fue seleccionada por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos para ser preservada en el Registro Nacional de Cine por ser «cultural, histórica o estéticamente significativa».

Argumento

Una chica de nombre Chrissie abandona una fiesta nocturna en una playa de la localidad de Amity Island para ir a bañarse en el mar. Tras acercarse nadando a una boya, es atacada por una fuerza que no se ve, arrastrada por el agua entre gritos y finalmente desaparece de la superficie.

A la mañana siguiente se denuncia su desaparición y poco después el jefe de policía de la localidad, Martin Brody, encuentra los restos de la chica en una playa. El forense le revela que la chica fue atacada por un tiburón y por ello Brody sugiere cerrar las playas a los bañistas, pero su propuesta es rechazada por el alcalde de la localidad, Larry Vaughn, quien teme que la noticia arruine la inminente temporada veraniega, principal fuente de ingresos de la turística localidad. En consecuencia, el forense decide atribuir la muerte de Chrissie a un accidente de barco, explicación que Brody acepta con renuencia. Poco después el tiburón vuelve a atacar en la playa y mata a un niño llamado Alex. Su madre ofrece una recompensa para quien acabe con el escualo, lo que desata el frenesí de los pescadores locales y atrae la atención del cazatiburones profesional Quint. Matt Hooper, un biólogo marino que acaba de llegar a la localidad por petición del jefe de policía, examina los restos de Chrissie y determina que, sin ninguna duda, fue muerta por un tiburón.

Archivo:Amity Island
Panel en la atracción Jaws ride en los Universal Studios Hollywood, idéntico al que aparece en la película dando la bienvenida a la ficticia localidad de Amity Island.

Un pescador captura un enorme tiburón tigre, lo que lleva a los habitantes de Amity Island a pensar que el problema quedó resuelto. Sin embargo, Hooper examina el tamaño del animal y no cree que sea el responsable de las muertes. A pesar de ello, el alcalde Vaughan se opone a hacer pública esta opinión del biólogo. Esa misma noche Hooper se presenta en casa de Brody a la hora de la cena y habla con él y con su esposa Ellen sobre sus experiencias con tiburones y la fascinación que le inspiran. Hooper sigue sin creer que se haya dado caza al devorador de hombres, por lo que junto a Brody van a examinar el contenido del estómago del escualo capturado y comprueban que no contiene restos humanos. Ambos zarpan a la mar esa misma noche para intentar encontrar al tiburón, pero en su lugar hallan el barco semihundido del pescador local Ben Gardner. Hooper se sumerge en el agua y descubre en el casco un enorme diente de tiburón justo antes de toparse con el cadáver de Gardner, lo que lo asusta y hace que se le caiga el diente del escualo. Sin pruebas materiales, Brody y Hooper no convencen al alcalde Vaughan, que se niega a cerrar las playas.

Los turistas comienzan a llegar en masa el día 4 de julio, pero una broma infantil crea el pánico en la playa. Al mismo tiempo, el tiburón penetra en una laguna cercana y mata a un hombre. El hijo de Brody es testigo del ataque y entra en estado de shock. El policía consigue convencer al alcalde de contratar los servicios de Quint y partir a la búsqueda y captura del animal. El cazatiburones acepta a regañadientes que Hooper se sume a la partida de caza en su barco junto a Brody y, con el fin de encontrar y matar al escurridizo escualo, los tres zarpan en el pequeño barco de Quint, el Orca.

Ya en el mar, Brody comienza a arrojar cebo mientras Quint prepara los aparejos de pesca que necesitará para atrapar al animal. En ese momento un enorme tiburón blanco emerge del agua a popa e impresiona sobremanera a Brody, que le dice a Quint: «Necesitará otro barco más grande». El escualo comienza a nadar en círculos en torno al pequeño barco mientras Hooper toma fotografías para la investigación. Quint consigue arponear al animal y le adhiere un barril flotante para mantenerlo localizado y cerca de la superficie, pero el poderoso tiburón lo sumerge y desaparece.

Los tres se retiran a la cabina del barco para cenar y Quint aprovecha para contarles a sus compañeros su terrible experiencia con tiburones tras el hundimiento del crucero de guerra USS Indianapolis en el teatro del Pacífico a finales de la Segunda Guerra Mundial. En ese momento el tiburón embiste y daña el casco del barco, tras lo que vuelve a desaparecer. A la mañana siguiente vuelven a avistar al escualo y Brody intenta ponerse en contacto con la Guardia Costera, pero Quint destruye la radio. Tras una larga persecución el cazatiburones consigue arponear de nuevo al tiburón y lo ata a la popa del Orca, pero el animal arrastra la nave y consigue que se inunde lo suficiente para averiar sus motores. En ese momento Quint pone rumbo hacia la costa con la intención de atraer al inteligente escualo y asfixiarlo en aguas poco profundas, pero en su obsesión por dar caza a tan formidable presa, revienta los motores del Orca.

Con el pequeño barco inmovilizado y sin radio, el trío de hombres hace un intento desesperado: Hooper se pone el traje de buzo y se lanza al agua dentro de una jaula para intentar clavar al animal una lanza hipodérmica cargada con estricnina. El escualo ataca la jaula por detrás y la sacudida provoca que Hooper pierda su lanza. El tiburón, en su feroz ataque, queda atrapado en la jaula, momento que Hooper aprovecha para escapar y esconderse en el fondo marino. Quint y Brody elevan la jaula vacía, pero en ese momento el tiburón salta a la cubierta y destroza la popa del pequeño barco, provocando su hundimiento. El barco se inclina peligrosamente y Quint —que no es capaz de agarrarse— resbala hasta las fauces del monstruoso escualo, y es mordido y arrastrado al mar. El escualo regresa y penetra en la cabina inundada del Orca, circunstancia que Brody aprovecha para meterle en las fauces una botella de buceo, tras lo que sale al exterior, toma el rifle Garand M1 de Quint y se sube al mástil mientras el barco se hunde. El tiburón, con la botella atascada entre sus dientes, comienza a dirigirse hacia Brody, quien le dispara con la intención de impactar en la botella presurizada. Brody acierta el tiro y hace estallar al tiburón en mil pedazos. El policía sonríe aliviado mientras los restos del formidable escualo se hunden.

Hooper vuelve a emerger del agua y ríe junto a Brody, felices de haber puesto fin a la pesadilla. Con la ayuda de barriles flotantes, los dos comienzan a nadar de vuelta a la costa.

Reparto

Actor Personaje
Scheider, RoyRoy Scheider Martin Brody
Robert Shaw Sam Quint
Dreyfuss, RichardRichard Dreyfuss Matt Hooper
Gary, LorraineLorraine Gary Ellen Brody
Hamilton, MurrayMurray Hamilton Alcalde Larry Vaughn
Gottlieb, CarlCarl Gottlieb Ben Meadows
Jeffrey C. Kramer Lenny Hendricks
Backlinie, SusanSusan Backlinie Chrissie Watkins
Benchley, PeterPeter Benchley Periodista

Aunque los productores le pidieron a Spielberg que contara con actores conocidos, este prefirió contratar actores que no fueran estrellas. Quería intérpretes anónimos que ayudaran a los espectadores a «creer que eso le estaba sucediendo a gente como tú y yo», mientras que «las estrellas conllevan un montón de recuerdos y esos recuerdos a veces pueden… corromper la historia». El director agregó además que en sus planes «la superestrella iba a ser el tiburón». Los primeros actores contratados fueron Lorraine Gary, esposa del entonces presidente de Universal Sid Sheinberg, que interpretaría a Ellen Brody, y Murray Hamilton como alcalde de Amity Island. Susan Backlinie, que anteriormente era una doble de cine, daría vida a Chrissie. La mayoría de los papeles menores fueron interpretados por habitantes de la isla Martha's Vineyard, lugar donde se rodó la cinta. Este fue el caso del diputado Hendricks, interpretado por Jeffrey C. Kramer, que luego pasaría a ser un productor televisivo.

A Robert Duvall le ofrecieron el papel de Brody, pero solo estaba interesado en interpretar a Quint. Charlton Heston expresó su deseo de quedarse con este rol, pero Spielberg pensó que era una estrella demasiado conocida para poner cara al jefe de policía de una modesta localidad. Roy Scheider también se interesó en el proyecto tras escuchar a Spielberg en una conversación en una fiesta en la que el director charlaba sobre hacer saltar al tiburón dentro de un barco. En un principio Spielberg no estaba del todo convencido de contratar a Scheider, porque temía que interpretara a un tipo «demasiado duro», similar a su personaje en The French Connection.

Nueve días antes de empezar a filmar no había actores para los papeles de Quint y Hooper. A Lee Marvin y Sterling Hayden le ofrecieron personificar a Quint, pero ambos lo rechazaron. Zanuck y Brown acababan de trabajar con Robert Shaw en El golpe y se lo propusieron a Spielberg. Shaw se mostró reacio a aceptar el personaje porque no le había gustado la novela de Benchley, pero decidió dar el sí a instancias de su esposa, la actriz Mary Ure, y su secretaria. Shaw basó su interpretación en la de su compañero de reparto Craig Kingsbury, un pescador local, granjero y personaje excéntrico que interpretaba en la película a Ben Gardner. Spielberg describió a Kingsbury como «la versión más pura de lo que, en mi opinión, era Quint», y algunas de sus frases y comentarios se incorporaron al guion en los diálogos tanto de Gardner como de Quint.

Para el rol de Hooper, Spielberg buscó en un principio a Jon Voight, pero también se barajaron los nombres de Timothy Bottoms, Joel Grey y Jeff Bridges. El amigo del director, George Lucas, le propuso a Richard Dreyfuss, con quien este había trabajado en American Graffiti. Este actor rechazó en principio el papel, pero cambió de opinión tras visionar la película El aprendizaje de Duddy Kravitz, que protagonizaba y que acababa de terminar de rodar. Decepcionado con su propia interpretación y temeroso de que nadie quisiera contratarlo una vez que esta se estrenara, llamó inmediatamente a Spielberg y aceptó el papel en Tiburón. Debido a que la película que había visionado el director era muy diferente del libro en que se basaba, Spielberg le pidió que no lo leyera. Una vez confirmado el reparto, reescribieron el personaje de Hooper para adecuarse mejor al actor, así como para asemejarse al propio Spielberg, que acabó viendo a Dreyfuss como «mi alter ego».

Producción

Desarrollo

Archivo:Jaws-paperback
Portada de la edición de tapa blanda de la novela Tiburón, de Peter Benchley, con la ilustración de Roger Kastel que luego se usó en el cartel de la película.

Richard D. Zanuck y David Brown Baren, productores de Universal Pictures, habían oído hablar por separado de la novela Tiburón, de Peter Benchley. Brown se encontró con el escritor en el departamento de ficción de la revista Cosmopolitan, que entonces era editada por su esposa, Helen Gurley Brown. El editor de la sección de literatura de la revista escribió un pequeño resumen de su argumento y concluyó con el comentario «podría ser una buena película». Ambos productores leyeron la novela en una sola noche y a la mañana siguiente coincidieron en que era «lo más excitante que habían leído nunca» y que querían producir una versión cinematográfica, aunque no estaban seguros de cómo se podría hacer. En 1973, antes de la publicación de la novela, compraron sus derechos por 175 000 dólares estadounidenses (USD en adelante). Brown afirmó que si hubiera leído el libro dos veces nunca hubiera producido la película porque se habría dado cuenta de lo difícil que iba a ser ejecutar ciertas secuencias.

Sin embargo, antes de que echara a andar la producción, Spielberg comenzó a tener dudas sobre el proyecto por temor a ser encasillado como «el director del camión y el tiburón». Quería dirigir en su lugar Los aventureros de Lucky Lady de la 20th Century Fox, pero Universal ejerció su derecho en virtud del contrato firmado con el director para impedir su marcha. Brown intentó convencer a Spielberg de seguir con la película, diciendo que «después [de Tiburón], podrás hacer todas las películas que quieras». El filme recibió un presupuesto estimado en 3,5 millones de dólares y un plazo de filmación de cincuenta y cinco días. Se planificó el inicio del rodaje para mayo de 1974 y la Universal pretendía finalizar la filmación a fines de junio, cuando expiraba el contrato de la productora con el Sindicato de Actores de Cine y con ello evitar cualquier interrupción debido a una huelga.

Guion

Para la adaptación Spielberg quería conservar el concepto básico de la novela de Benchley, pero también eliminarle algunas de las subtramas. Declaró que su parte favorita del libro era la caza del tiburón en las últimas 120 páginas, y cuando aceptó el trabajo le dijo a Zanuck «me gustaría hacer la película si puedo cambiar los dos primeros actos y basarlos en un guion original, para luego ser muy fiel al libro en el último tercio». Cuando los productores adquirieron los derechos de la novela prometieron a Benchley que podría escribir el primer borrador del guion cinematográfico. En total llegó a escribir tres borradores antes de que el guion fuera entregado a otros guionistas. Al enviar su última versión a Spielberg, le dijo: «Es lo mejor que puedo hacer».

Spielberg, que sentía que los personajes del guion de Benchley resultaban todavía antipáticos, invitó al joven guionista John Byrum a que hiciera una rescritura, pero este rechazó la oferta. Los creadores de la serie de televisión Colombo, William Link y Richard Levinson, también declinaron una invitación del director. El dramaturgo Howard Sackler, ganador de un premio Tony y un Pulitzer, estaba en Los Ángeles cuando los productores comenzaron a buscar otro guionista y se ofreció a realizar una rescritura. Como el director y los productores no estaban satisfechos con el guion de Benchley, aceptaron enseguida.

Archivo:CarlGottliebJI1
Carl Gottlieb, uno de los guionistas de Tiburón.

Spielberg quería «cierta ligereza» para Tiburón, con situaciones simpáticas que evitaran que la película se convirtiera en «una caza en un mar oscuro», por lo que recurrió a su amigo Carl Gottlieb, un guionista y actor cómico que trabajaba entonces en la comedia televisiva La extraña pareja. Spielberg le envió un guion, preguntándole qué es lo que cambiaría y si había en él algún papel que le interesaría interpretar. Gottlieb le devolvió tres páginas con notas y eligió el personaje de Meadows, editor de un periódico local. Pasó una audición una semana antes de que Spielberg lo llevara a hablar con los productores sobre su participación como guionista.

Benchley había escrito Tiburón después de leer sobre la captura de un enorme tiburón en 1964 por el pescador Frank Mundus. De acuerdo con Gottlieb, el personaje de Quint está basado libremente en Mundus, para lo que leyó el libro Sportfishing for Sharks que este había publicado. A Sackler se le ocurrió la historia de fondo que relata Quint como superviviente del desastre del USS Indianapolis. La cuestión de quién escribió el célebre monólogo de Quint sobre el Indianapolis ha provocado cierta controversia.

Rodaje

«Comenzamos la película sin un guion, sin un reparto y sin un tiburón».
—El actor Richard Dreyfuss sobre la accidentada producción de la película.

El rodaje de Tiburón comenzó el 2 de mayo de 1974 en la isla Martha's Vineyard (Massachusetts), localización seleccionada después de que se barajara la posibilidad de rodar en Long Island. Brown explicó que la producción «necesitaba una zona de vacaciones de clase media baja para que pareciera que los ataques del tiburón podían destruir su negocio turístico». Martha's Vineyard también fue elegida porque el océano circundante tiene un fondo marino arenoso que no llega más allá de los once metros de profundidad hasta diecinueve kilómetros de la costa, lo que ayudó a operar más fácilmente el tiburón mecánico movido por hélice. Puesto que Spielberg quería rodar escenas submarinas para imitar lo que la gente ve mientras nada en el mar, el director de fotografía Bill Butler tuvo que idear nuevos equipos que permitieran la filmación en el mar y bajo el agua, entre ellos una plataforma acuática para mantener la cámara estable y ajena a las mareas y una caja estanca sumergible. Spielberg le pidió al departamento de arte evitar el color rojo tanto en los escenarios como en la indumentaria de los personajes, de modo que la sangre de los ataques del escualo fuera el único elemento rojo en pantalla y así causara un impacto mayor en los espectadores.

Archivo:Menemsha
El pueblo pesquero de Menemsha, en Martha's Vineyard, fue la principal localización del rodaje.

Para la película se construyeron tres réplicas de tiburones a tamaño real con accionamiento neumático —llamados «Bruce» por el equipo en honor al abogado de Spielberg, Bruce Raimer—: un tiburón tipo trineo acuático sin vientre que era arrastrado por un cable de cien metros y dos tiburones sobre plataforma, uno que se movía de izquierda a derecha de la cámara —en su lateral contrario tenía a la vista numerosas mangueras neumáticas— y otro exactamente igual pero a la inversa. Una vez terminados, los tiburones fueron transportados en camión hasta el lugar de rodaje. A comienzos de julio la plataforma usada para remolcar los dos tiburones de las tomas laterales volcó mientras era sumergida hasta el lecho marino, lo que obligó a un equipo de buzos a recuperarla. El modelo del tiburón necesitaba catorce personas para accionar todas sus partes móviles.

El rodaje fue complicado y su presupuesto se disparó. David Brown dijo que el presupuesto «era de cuatro millones de dólares y la película terminó costando nueve millones». Solo los efectos especiales costaron tres millones debido a los problemas del equipo con los tiburones mecánicos, y no en vano los miembros más descontentos del equipo bautizaron el filme como «Flaws» —«Defectos», por su similitud con «Jaws»—. Spielberg le atribuyó muchos de los problemas a su perfeccionismo y su inexperiencia.

El rodaje en el mar provocó numerosos retrasos: barcos que no debían aparecer se colaban en pantalla, las cámaras se mojaban y una vez el barco Orca comenzó a hundirse con los actores a bordo. Los tiburones mecánicos se averiaban demasiado. Spielberg calculó después que, de las doce horas de trabajo al día de promedio, solo cuatro eran de filmación. Gottlieb, el guionista, estuvo a punto de ser herido por las hélices de un barco y Dreyfuss quedó atrapado en la jaula submarina.

Archivo:Jaws ride Universal Studios
Recreación del puerto de Amity Island en los Universal Studios Hollywood.

Estaba previsto que el rodaje durase 55 días, pero finalizó el 6 de octubre de 1974, 159 días después de empezar. Spielberg, reflexionando sobre el prolongado rodaje, afirmó: «Pensé que mi carrera como cineasta había terminado. Oí rumores… de que nunca volvería a trabajar porque nunca nadie había rodado una película durante más de 100 días». El propio Spielberg no estaba presente cuando se filmó la escena final de la película, la explosión del tiburón, porque pensaba que el equipo estaba planeando tirarlo al agua cuando la escena hubiera finalizado. Desde entonces, se ha convertido en una tradición que este director no esté presente en la filmación de las últimas escenas de sus películas.

Banda sonora

Jaws
Jaws Book 1975 Cover.jpg
Banda sonora de John Williams
Publicación 1975
Género(s) Música cinematográfica
Duración 34:16
Discográfica MCA Records
Productor(es) Richard D. Zanuck y David Brown
Cronología de Tiburón
Tiburón
(1975)
Tiburón 2
(1978)
Calificaciones profesionales
Calificaciones
Fuente Calificación
AllMusic 5/5 estrellas
Empire 5/5 estrellas
Filmtracks 5/5 estrellas
SoundtrackNet 5/5 estrellas
Tracksounds 8/10 estrellas

John Williams compuso la música de la película, trabajo que le valió un Óscar a la mejor banda sonora y que tiempo después fue colocado en el sexto lugar en una lista de las mejores bandas sonoras elaborado por el American Film Institute. El celebérrimo tema principal es una simple alternancia de dos notas musicales que se ha convertido en una pieza clásica de música de suspense, sinónimo de un peligro muy próximo. La pieza fue interpretada a la tuba por Tommy Johnson. Cuando Johnson le preguntó a Williams por qué había compuesto la melodía en un registro tan alto y por qué no la interpretaba un instrumento más apropiado, como la trompa, este le respondió que quería «que sonara un poco más amenazante». Cuando Williams le mostró por primera vez la melodía al director, tocando las dos únicas notas en un piano, Spielberg afirma que rio pensando que era una broma. Como Williams vio similitudes entre Tiburón y las películas de piratas, en otros fragmentos evocó «música de piratas», que él definió como «primitiva, pero divertida y entretenida». Con rápidos encadenados de percusión, la banda sonora contiene también ecos de La consagración de la primavera de Ígor Stravinski.

Spielberg dijo más tarde que sin la partitura de Williams la película habría tenido la mitad de éxito, y el propio Williams admite que catapultó su carrera. Williams ya había puesto música al debut de Spielberg, The Sugarland Express, y desde entonces ha colaborado con él en todas sus películas excepto en El color púrpura y en Ready Player One. La banda sonora original de Tiburón fue puesta a la venta por MCA Records en 1975, y en 1992 apareció en CD incluyendo casi una hora y media de música que Williams rehízo para el álbum. En 2000 aparecieron dos versiones de la música: Decca/Universal restrenó el álbum coincidiendo con la edición DVD del 25.º aniversario, con los cincuenta y un minutos originales de la banda sonora, y Varèse Sarabande puso a la venta una nueva grabación de la partitura interpretada por la Royal Scottish National Orchestra con la dirección de Joel McNeely.

Archivo:John Williams tux
John Williams, compositor de la célebre banda sonora de Tiburón.
Lista de temas
N.º Título Duración
1. «Main Title (Theme From "Jaws")» 2:20
2. «Chrissie's Death» 1:42
3. «Promenade (Tourists on the Menu)» 2:47
4. «Out to Sea» 2:29
5. «The Indianapolis Story» 2:26
6. «Sea Attack Number One» 5:26
7. «One Barrel Chase» 3:07
8. «Preparing the Cage» 3:28
9. «Night Search» 3:33
10. «The Underwater Siege» 2:34
11. «Hand to Hand Combat» 2:32
12. «End Title (Theme From "Jaws")» 2:21
34:16

Doblaje al español

Se realizaron dos doblajes: uno para España y otro para Hispanoamérica. En el caso europeo, que se dobló en el estudio Voz de España en Barcelona, el reparto quedó dividido por Dionisio Macías (en la voz del jefe Martin Brody), Antonio García Moral (para Matt Hooper), Elsa Fábregas (Ellen Brody), Rafael Luis Calvo (en el papel del alcalde Larry Vaughn), Constantino Romero (Leonard Hendricks), Arsenio Corsellas (Sam Quint), Mario Gas (Tom Cassidy), Felipe Peña (para la voz de Charlie), Claudi García (como el hombre que está en el bote), Vicens Manuel Domenech que dobló a tres personajes (médico de la funeraria, Ben Gardner y Harry Wiseman), Carmen Robles (como Polly, secretaria del jefe Brody), Juan Comellas (para el reportero), Pepe Mediavilla (para hacer las voces adicionales menores) y Enriqueta Linares (como la mujer que está en la reunión).

Sobre la versión hispanoamericana, el doblaje se realizó en un estudio situado en la Ciudad de México. Entonces el reparto quedó conformado por Pedro d'Aguillon (como el jefe Martin Brody), Carlos Becerril (Matt Hooper), Rommy Mendoza (Ellen Brody), Paca Mauri (para Sam Quint), Arturo Mercado (Larry Vaughn), Rafael Rivera (Leonard Hendricks), Guillermo Coria (para doblar al reportero), Carlos Díaz (en el papel del niño que estaba en la barca) y, finalmente, Jorge Roig (en los roles de las voces diversas del ambiente).

Inspiración y temas

Archivo:Moby Dick final chase
La novela Moby-Dick de Herman Melville es uno de los principales antecedentes artísticos de Tiburón.

El antecedente artístico más obvio de Tiburón es la novela Moby-Dick de Herman Melville. El personaje de Quint recuerda al capitán Ahab, el capitán del Pequod obsesionado con dar caza a una ballena blanca. El monólogo de Quint revela su obsesión similar con los tiburones, e incluso su barco, el Orca, tiene el nombre del enemigo natural de los escualos. En la novela y en el guion original, Quint muere tras ser arrastrado bajo el agua con un arpón enganchado a su pierna, un final similar al de Ahab en la novela de Melville. En el borrador de Spielberg se encuentra una referencia directa a estas similitudes, pues el personaje de Quint aparece por primera vez viendo la película Moby-Dick de 1956. Sin embargo, Gregory Peck, protagonista de esta adaptación del clásico literario y propietario de sus derechos de autor, no proporcionó la licencia necesaria para añadir la escena en Tiburón. El guionista Carl Gottlieb también incorporó algunas semejanzas con El viejo y el mar, de Ernest Hemingway: «Tiburón es… una lucha titánica, como Melville o Hemingway».

Estreno

Promoción

La productora Universal gastó 1,8 millones de USD en la promoción de Tiburón, 700 000 de los cuales se destinaron a una campaña televisiva sin precedentes. El bombardeo mediático incluyó veinticinco anuncios de medio minuto que se emitieron de noche, en horario de máxima audiencia, entre el 18 de junio de 1975 y el estreno de la película dos días después.

Para aprovechar el estreno de la cinta se crearon numerosos productos publicitarios y comerciales que se inspiraban en ella. Graeme Turner escribió en 1999 que Tiburón estuvo acompañada del que probablemente fuera «el mayor conjunto de productos asociados» de cualquier película hasta la fecha, «lo que incluía el álbum de la banda sonora, camisetas, vasos de plástico, un libro sobre la filmación de la película, la novela en que se basaba, toallas de playa, mantas, disfraces y muñecos de tiburón, juegos, carteles, pijamas, pistolas de agua, collares de dientes de tiburón y más». Por ejemplo, la Ideal Toy Company creó un juego de mesa en que el jugador tenía que usar un anzuelo para pescar cosas del interior de las fauces de un tiburón antes de que este las cerrara.

Exhibición en cines

La satisfactoria respuesta de los espectadores en dos exhibiciones previas del primer montaje de la película —en Dallas el 26 de marzo de 1975 y en Long Beach dos días después—, así como el éxito de la novela de Benchley y las primeras fases de la campaña publicitaria desplegada por la Universal, generaron un gran interés entre los dueños de cines y facilitaron los planes del estudio para estrenar el filme en cientos de salas de manera simultánea. El 24 de abril se celebró en Hollywood una tercera y última proyección previa al estreno general que incorporaba los pequeños cambios en el montaje inspirados por las dos proyecciones anteriores y que ya se han mencionado en el capítulo sobre el rodaje. Cuando Lew Wasserman, director de los estudios Universal, asistió a una de estas proyecciones, ordenó que se redujera la cantidad total de salas de cine en que se exhibiría inicialmente la cinta en su debut, que originalmente era de novecientas, declarando «Quiero que esta película se exhiba durante todo el verano. No quiero que la gente de Palm Springs vea la película en Palm Springs, quiero que tomen sus automóviles y vengan a Hollywood a verla». A pesar de ello, los varios cientos de cines que tenían programado exhibir el filme de Spielberg en su estreno representaban entonces un estreno inusual en el mundo del cine.

En esa época los estrenos masivos se asociaban a películas de dudosa calidad, que de esta manera disminuían el efecto de las críticas negativas y del boca a boca. El enorme éxito de El padrino en 1972 había dado inicio a una tendencia de estrenos masivos, pero incluso esta película fue estrenada en principio en solo cinco salas antes de que se distribuyeran más copias para su segundo fin de semana.

Tiburón se estrenó el 20 de junio en cuatrocientas sesenta y cuatro salas en Norteamérica —cuatrocientas nueve en los Estados Unidos y el resto en Canadá—. La conjunción de este patrón de amplísima distribución con la novedosa campaña de publicidad televisiva creó una forma de estreno cinematográfico nunca antes vista. Sid Sheinberg, presidente de Universal, concluyó que los costes de la promoción comercial a nivel nacional se amortizarían con unos ingresos por copia más favorables que si la película se hubiera distribuido de forma más lenta y escalonada. En vista del éxito comercial de Tiburón, su estreno se expandió el 25 de julio a casi setecientos cines, y para el 15 de agosto a más de novecientos cincuenta. La distribución internacional siguió el mismo patrón, con intensivas campañas televisivas y estrenos masivos. A continuación se enlistan los estrenos de la película a nivel mundial:

Legado

Archivo:UniversalStudiosJawsSharkCloseup
Réplica a tamaño real de un tiburón en la entrada de la atracción «Jaws ride» en los Universal Studios Florida, cerrada en la actualidad.

Tiburón demostró que se podían obtener más beneficios de un estreno cinematográfico simultáneo en muchas salas y respaldado por una amplia campaña publicitaria en televisión, que de los hasta entonces habituales estrenos lentos y escalonados en los que las películas llegaban a nuevos mercados con demasiado tiempo de diferencia. El método perfeccionado para el lanzamiento de esta producción es el que impera en Hollywood desde entonces. La película fue un verdadero hito porque dio inicio a una nueva estrategia comercial de los estudios de Hollywood basada en intensivas campañas publicitarias que incluían numerosos anuncios televisivos, en el lanzamiento de una completa mercadotecnia asociada a los filmes y en el estreno simultáneo de las películas en miles de salas de cine, muchas de ellas situadas en los nuevos centros comerciales de las afueras de las ciudades.

La película también tuvo amplias repercusiones culturales. De manera similar a como una de las escenas de Psicosis creó cierto miedo a meterse en la ducha durante los años 1960, Tiburón provocó pánico a bañarse en el mar por el posible ataque de un escualo. La reducción en el número de bañistas en las playas en 1975 se atribuyó a la película, así como el aumento en el avistamiento de escualos. Todavía hoy, varias décadas después de su estreno, se perpetúan los estereotipos negativos sobre los tiburones y su comportamiento. También se le atribuye a esta película el «Efecto Tiburón», que supuestamente llevó al aumento de la captura de estos depredadores marinos por parte de pescadores. Benchley llegó a decir que no habría escrito su novela de haber sabido cómo se comportaban realmente los tiburones en su entorno natural. Los grupos conservacionistas han lamentado el hecho de que la fama de la película haya dificultado los esfuerzos por convencer a la gente de que los tiburones necesitan protección.

Esta película creó un modelo imitado después por muchas películas de terror. Tanto es así que otra película mítica como Alien, el octavo pasajero, dirigida en 1979 por Ridley Scott, fue vendida a los ejecutivos del estudio como «Tiburón en el espacio». En los años 1970 y 1980 se estrenaron numerosas películas protagonizadas por animales devoradores de hombres, normalmente acuáticos, como Grizzly, La bestia bajo el asfalto, El día de los animales o Trampa mortal. Spielberg declaró que Piraña, dirigida por Joe Dante y escrita por John Sayles, era «el mejor de los timos inspirados por Tiburón». De Italia llegaron tres películas de monstruos acuáticos: El último tiburón, que fue demandada por la Universal por plagio, El devorador del océano y Jaws 5: Cruel Jaws, que además contaba con metraje de Tiburón y Tiburón 2.

En la isla de Martha's Vineyard se celebró el trigésimo aniversario del estreno de Tiburón en 2005 con el festival «JawsFest». Un grupo independiente de admiradores creó el documental The Shark is Still Working, con entrevistas a varios actores y miembros del reparto de la película. Narrado por Roy Scheider y dedicado a Peter Benchley, que falleció en 2006, se estrenó en 2009 en el «Los Angeles United Film Festival».

Secuelas

Tiburón generó tres secuelas directas. La saga, según estimaciones de Forbes, acumuló un total de 182 557 600 entradas solo en Estados Unidos, sin embargo, de las secuelas, ninguna pudo repetir el éxito de la original; ni siquiera la suma de todas sus ganancias se aproxima a lo que ganó la primera. Tiburón 2 acabó siendo dirigida por Jeannot Szwarc y los actores Scheider, Gary, Hamilton y Jeffrey Kramer repitieron en sus personajes. Esta primera secuela es considerada generalmente como la mejor de todas. Tiburón 3-D se estrenó en 1983 bajo dirección de Joe Alves, quien había trabajado como director de arte y diseñador de producción, respectivamente, en las dos anteriores. Protagonizada por Dennis Quaid y Louis Gossett, Jr., esta película se estrenó en pantalla grande en 3D, aunque este formato no se transfirió en sus ediciones domésticas. Tiburón, la venganza, se rodó en 1987 y fue protagonizada por Michael Caine y Lorraine Gary, ya en el papel de la viuda de Brody. Dirigida por Joseph Sargent, esta película es considerada una de las peores de todos los tiempos. Aunque estas tres secuelas recaudaron sumas de dinero bastante satisfactorias, la crítica y los espectadores no estuvieron, en general, satisfechos con su calidad.

Véase también

Kids robot.svg En inglés: Jaws (movie) Facts for Kids

kids search engine
Tiburón (película) para Niños. Enciclopedia Kiddle.